La tasa de interés



La Tasa de Interés es el precio que tiene el dinero.

Puede sonar un poco raro que una persona quiera comprar dinero (es como querer comprar un chocolate y dar de pago otro chocolate exactamente igual al que queremos comprar), pero estas “compras” de dinero son hechas en distintos tiempos.

Veamos el caso de una persona que quiere vender dinero: Cuando alguien quiere vender dinero lo que está haciendo es “pasar el dinero hoy, y recibir el dinero mañana más el pago por haber “prestado” el dinero”.

Si yo quiero “vender” $1.000, puedo ir al banco y ofrecerle esos $1.000; el banco a su vez va a querer comprar mi dinero y me dirá que el me compra los $1.000 y en un tiempo más me pagará los $1.000 + los intereses (que es el precio del dinero). De esta forma yo “vendí mi dinero” al banco por un tiempo, y él a cambio me devolvió el dinero un tiempo después y me pagó por ese préstamo.

Esto se conoce como ahorro o inversión

 

Ahora veamos que pasa si yo quiero “comprar” dinero: Cuando quiero comprar dinero lo que esta pasando es que a mi me van a dar dinero hoy y lo tendré que devolver mañana más el pago por este “préstamo”.

Si yo quiero “comprar” dinero, puedo ir al banco y pedir prestado $1.000 que me van a entregar hoy, y en un tiempo más lo tendré que devolver junto con el pago por ese dinero. Así tendré que devolver los $1.000 + los intereses (el precio del dinero)

Esto se conoce como deuda o crédito

Así, los intereses permiten ponerle un precio al dinero entre distintos periodos de tiempo, y se puede saber exactamente cuando vale el dinero.

Hay dos formas de calcular los intereses:  el interés simple y el interés compuesto.

El interés simple solo calcula los intereses sobre el monto inicial, mientras que el interés compuesto calcula los intereses sobre el monto inicial y sobre los intereses que ya se cumplieron.

Matemáticamente el calculo es así:

Interés Simple
VF = VA*(1+(n*i))
Donde:
VF: Valor futuro
VA: Valor actual
n: número de periodos
i: interés
Interés Compuesto
VF = VA*(1+i)^n
Donde:
VF: Valor futuro
VA: Valor actual
n: número de periodos
i: interés
^: Elevado a

Veamos con un ejemplo como funcionan estos dos tipos de interés:

Ejemplo: Deposito $1.000 en el banco, que me ofrece un interés de 10% anual, por dos años

Año Interés simple Interés compuesto
Hoy Deposito $1.000 Deposito $1.000
Intereses del 1er año 1.000 x 10%= $100 1.000 x 10%= $100
Intereses del 2do año 1.000 x 10%= $100 1.100 x 10%= $110
Final $1.000 + intereses = $1.200 $1.000 + intereses = $1.210

Esto no parece tan distinto, pero con el paso del tiempo se ve una gran diferencia:

$1.000 en el banco Interés simple Interés compuesto
En 2 años voy a tener $1.200 $1.210
En 10 años voy a tener $2.000 $2.594
En 30 años voy a tener $4.000 $17.449
En 50 años voy a tener $6.000 $117.390

Por esta razón es muy importante fijarse bien en el tipo de interés que se está acordando para una transacción, para después no llevarse sorpresas



Comparte esto en:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *