Credito de consumo: ahorrar vs endeudarse



Veamos un ejemplo de como al aplicar todas las cosas que hemos hablado en “Finanzas básicas para cualquier persona” nos pueden ayudar en lo que hacemos en el día a día.

Imaginemos que queremos ir de vacaciones. Para poder pagar las vacaciones hay dos alternativas: utilizamos nuestros ahorros o utilizamos un crédito (crédito de consumo o tarjeta de crédito en cuotas).

Para todos los efectos de los cálculos vamos a ocupar los datos al 19 de febrero de 2016, en Chile.

Estamos simulando que el total de las vacaciones van a costar $1.000.000 de pesos chilenos (CLP), que son equivalentes a $720 dólares (USD).

Tomando los datos del Sernac (Servicio Nacional del Consumidor – Organismo del Gobierno de Chile) de este link tenemos la siguiente tabla de tasas de interés:

Tasas de interés

Vacaciones con crédito

Si optamos por el crédito más barato (el con menor CAE), la tasa de interés mensual sería de 1,14%, y tendríamos que pagar 24 cuotas de $48.372.-

En cambio si no podemos acceder a ese banco, y nos vamos al banco más caro (mayor CAE), la tasa de interés mensual sería de 2,93%, y tendríamos que pagar 24 cuotas de $59.605.-

Vacaciones con ahorro

En esta alternativa en vez de pedir el crédito vamos a ahorrar para poder ir de vacaciones. Supondremos que el interés que nos da el banco por guardar nuestro dinero es de 4% anual (0,33% mensual). Si calculamos que todos los meses ahorramos dinero, y que el interés del banco es mensual, para poder juntar los $1.000.000 que necesitamos para nuestras vacaciones tendríamos que ahorrar por 24 meses $40.120

Qué es mejor? Ahorrar o Endeudarse

De está forma vemos que ahorrar es bastante más conveniente, cuando lo comparamos con un crédito de consumo.

Si pude haber obtenido el crédito más económico, todos los meses podría gastar ($48.372 – $40.120) = $8.252 en lo que yo quiera, que es lo que le dejo de pagar al banco.

Y si utilicé el crédito más caro, todos los meses podría gastar ($59.605 – $40.120) = $19.485 en lo que yo quiera!

El resultado es bastante claro… si yo ahorro, puedo consumir lo mismo, e incluso me queda dinero para poder hacer otras cosas; en cambio si yo pido créditos estos me van a cobrar un interés bastante alto, y voy a terminar pagando mucho más.



Comparte esto en:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *